Revestimientos vinílicos para reformar el baño

Revestimientos vinílicos para reformar el baño

Revestimientos vinílicos para reformar el baño

Por mucho que queramos una reforma en nuestro hogar, a todos nos molesta tener que pensar en las obras. Por fortuna, los revestimientos vinílicos y de PVC nos ofrecen la oportunidad de renovar el cuarto de baño sin necesidad de obras. 

Gracias a los suelos de vinilo y las baldosas adhesivas, ya no tienes que limitarte al procedimiento tradicional de reformar una estancia. Aunque anteriormente este tipo de revestimiento estaba pensado para tapar desperfectos y ofrecían un resultado artificial poco estético, en el mercado actual se encuentran mejores opciones; las baldosas adhesivas actuales ofrecen una infinidad de posibilidades decorativas y tienen muy buenos acabados. 

¿Qué son los recubrimientos vinílicos? 

Qué son los recubrimientos vinílicos

La principal ventaja de los suelos y baldosas vinílicas es que su novedoso material nos permite renovar diferentes estancias de la vivienda de forma sencilla, sin necesidad de obras. 

Este elemento decorativo está compuesto de varias capas de materiales distintos, que forman piezas compactas que podemos utilizar en una instalación rápida. Para lograr esto, las baldosas vinílicas cuentan con tres capas: 

  1. Capa inferior: es donde se encuentra el material vinílico y funciona como soporte de recubrimiento. 
  2. Capas intermedias: estas son las capas de relleno, suelen ser varias y, por lo general, de PVC. 
  3. Capa superior: finalmente, la última capa también es vinílica, aporta durabilidad y resistencia, además de permitir distintos acabados. 

Si lo que quieres es renovar tu baño sin complicaciones y de forma rápida, puedes combinar baldosas adhesivas en paredes y lamas de suelos de vinilo. En cuestión de pocas horas habrá desaparecido el solado que ya no te gusta, se encuentra desgastado o presenta imperfecciones. 

Además, debemos destacar los acabados de todo tipo que encuentras en estos revestimientos. Los suelos y las baldosas vinílicas son capaces de imitar a la perfección cualquier tipo de material, desde madera hasta la piedra natural, pasando por la cerámica, el vidrio, el metal y las baldosas hidráulicas; hay gran variedad en cuanto a texturas y tonalidades. 

Instalación de losetas y suelos de vinilo 

Instalación de losetas y suelos de vinilo

Como mencionamos, la gran ventaja de este tipo de recubrimientos es su sencilla instalación; no deberás preocuparte por las molestias que implica una reforma tradicional. En este sentido, es normal que te preguntes cómo se instalan las losetas y suelos de vinilo. 

Debemos saber que las baldosas vinílicas incluyen su propio adhesivo, de modo que solo deberás desprender el papel protector para fijarlas en la pared, como si fuesen una pegatina, pero mucho más gruesas y sólidas. 

En el caso de los suelos, se puede hacer de igual forma, pero hay un segundo sistema que está pensado que unir distintas lamas (es recomendable para suelos de vinilo que se asemejan a las tarimas de madera); para este último caso se encuentran en formato “click”, los cuales tienen unos enganches (imperceptibles en el resultado final) que permiten unir las distintas piezas de vinilo y adherirlas con firma al suelo. 

Lo mejor es que no necesitas retirar los azulejos o losetas previas, ya que los revestimientos de vinilo se pueden colocar directamente sobre estas superficiesEste tipo de revestimiento se puede adherir a cualquier pared limpia y seca, incluso si la misma presenta pequeños desconchones o rugosidades. 

Así, cualquiera puede transformar el suelo de su baño al colocar una superficie vinílica que se amolda a las dimensiones y a la distribución de la estancia; esto se debe a que el suelo de vinilo se recorta fácilmente con unas tijeras o un cúter, lo que le permite adaptarse bien al contorno del lavabo y el sanitario, además de quedar exacto en bordes y esquinas. Si quieres un acabado impecable, puedes colocar un discreto remate en forma de perfil tras la fijación, ya sea de acero, aluminio o PVC; también puedes utilizar algún tipo de masilla específica para esto. 

Este material innovador permite el revestimiento de paredes y suelos sin tener que retirar los anteriores, lo que se traduce en un baño nuevo en muy poco tiempo y sin escombros. 

Ideas para decorar tu baño con revestimientos vinílicos 

Ideas para decorar tu baño con revestimientos vinílicos

Gracias a las baldosas adhesivas y los suelos de vinilo, darle un nuevo aire y cambiar el estilo de tu cuarto de baño se ha vuelto una tarea sencilla. Además, se acabaron las preocupaciones por la resistencia de material, ya que los revestimientos de vinilo están fabricados para aguantar la humedad propia del baño y contribuir a un óptimo aislamiento tanto acústico como térmico. 

Si lo que buscas es aportar calidez al baño o un acabado rústico, debes considerar el acabado en madera. Si lo prefieres, también hay losetas vinílicas de acabado cerámico que imitan a las baldosas hidráulicas y son ideales tanto para suelos como para colocar una cenefa en el baño. También es posible colocar un paño completo de baldosas vinílicas sobre los antiguos azulejos de una zona pared del cuarto de baño, para crear distintos espacios y conseguir un innovador contraste en un baño aburrido. 

Son muchas las posibilidades que ofrecen los revestimientos vinílicos, desde revestir una columna o murete divisorio con baldosas adhesivas hasta crear una falsa alfombra para darle un nuevo estilo de a tu cuarto de baño. Incluso puedes instalar dos suelos de distinto diseño para separar visualmente la zona de la ducha y la de los sanitarios. Con su facilidad de instalación y las posibilidades decorativas que se ofrecen, es difícil resistirse a este tipo de revestimiento. 

Rosalinda Abreu

No Comments

Post a Comment