Cómo quitar el gotelé

como quitar el gotelé de la pared

Cómo quitar el gotelé

Aunque el gotelé estuvo de moda hace algunos años, las tendencias cambian y es probable que ahora desees tener unas paredes lisas. Por fortuna, tienes diferentes alternativas para quitar el gotelé, ya sea haciéndolo por tu cuenta o contratando a un profesional para que se encargue.

Opciones para quitar el gotelé

Llamar a profesionales como Reformas ORCE para que quiten por mí el gotelé

Como era de esperarse, la solución más fácil es contratar a un profesional para quitar el gotelé, ya que no deberás hacer nada más que llamar y pagar. Con la experiencia que han ganado a lo largo de los años, el especialista conoce más de un tipo de gotelé y sabe cómo quitarlo de forma efectiva.

Una de las principales ventajas de llamar a alguien para alizar paredes de gotelé es que trabajan de forma rápida, mientras que hacerlo por tu cuenta puede tomarte algo de tiempo. Además, han hecho esto tantas veces que saben cómo trabajar de forma limpia, sin dejar ningún desperdicio en tu casa.

Claro que el precio es algo que deberás considerar antes de contratar a una empresa que se encargue del alisado de paredes; te ofrecerán una tarifa única que incluye el material y la mano de obra. A pesar de no ser siempre la opción más económica, por la rapidez y la profesionalidad del servicio, no dejes de considerarla.

llamar a profesionales para quitar el gotelé

Quitar yo mismo el gotelé de las paredes

Por supuesto, quitar el gotelé por tu cuenta puede ser una opción más económica y, por ello, te enseñaremos cómo hacerlo. Sin embargo, debes tomar en cuenta que existen dos tipos de gotelé, a temple o plástico, y cada uno de ellos se quita de forma distinta.

Para saber qué tipo de gotelé tienes, basta con raspar una pequeña parte e introducirla en un poco de agua; el gotelé al temple se diluye en el agua, mientras que el plástico no lo hace. Ahora sí, puedes seguir nuestras recomendaciones según sea el caso.

Consejos para quitar el gotelé a temple

Sin importar el tipo de gotelé que quieras quitar, lo primero será cubrir el suelo, las ventanas, los marcos de las puertas y rodapiés; puedes utilizar cinta de carrocero y plástico para ello. Una vez hecho eso, procede a pulverizar la pared con agua, ya que será más fácil de quitar el gotelé después de ablandarlo.

La idea no es empapar la pared, sino ir mojándola por zonas hasta que su tono se oscurezca un poco. Después de humedecer, usa una espátula para retirar el gotelé de abajo hacia arriba hasta terminar con toda la pared.

Cuando hayas terminado de quitar el gotelé, debes tapar las grietas y demás áreas defectuosas con masilla, usando una lija para asegurarte de que no queden desperfectos. Finalmente, limpia la pared de forma para poder sellar la pared con una imprimación, espera que seque y luego podrás pintarla libremente.

Consejos para quitar el gotelé plástico

En el caso del gotelé plástico, también será necesario proteger la habitación con cinta de carrocero. La diferencia en este caso está en que no basta el agua para diluir el gotelé, por lo que será necesario un decapante que actúe sobre la pintura y la ablande. Cuando se haya ablandado, procedes a eliminar el gotelé con la espátula.

Para terminar el procedimiento debes seguir los mismos pasos que con el gotelé al temple: tapas las imperfecciones con masilla, lijas la pared, aplicar una imprimación y esperas que se seque. En la mayoría de los casos, alisar paredes es así de sencillo.

Sin embargo, algunas pinturas plásticas son más resistentes de lo que se espera y el decapante no funciona para diluir el gotelé. Si ocurre esto, será necesario cubrir el gotelé como se explica a continuación.

quitar el gotelé a temple o plastico

Cubrir el gotelé

Para hacer esto será necesario adquirir una pasta especial llamada cubregotelé, la cual tiene un rendimiento aproximado de un kilo por metro cuadrado (lee las indicaciones del fabricante y calcula bien cuánto vas a necesitar). No será necesario quitar previamente el gotelé, solo deberás mezclar bien la pasta hasta obtener un resultado homogéneo y aplicarlo sobre la pared con un rodillo.

En el caso del gotelé fino, se debe crear un espesor de 3 o 4 mm, mientras que un gotelé más grueso requerirá de dos o más capas hasta terminar de cubrirlo. Tras aplicar el cubregotelé, y antes de que pasen 15 minutos, debes alisar cuidadosamente la pared con una llana o una espátula gruesa, desde arriba y hacia abajo.

Lo ideal es que cubras toda la superficie, evitando irregularidades; de igual manera, una vez que se seque puedes usar una lijadora para quitar cualquier imperfección que se haya podido formar. Al igual que en los dos casos anteriores, debes aplicar una imprimación para sellar la pared y luego podrás proceder a pintarla.

raquelnegociovivo

No Comments

Post a Comment