Cómo ordenar la cocina: Método Konmari

cómo ordenar la cocina

Cómo ordenar la cocina: Método Konmari

La cocina es una de las estancias con mayor uso de la vivienda, por lo que también es la que suele desordenarse con mayor frecuencia. La desorganización no solo nos dificultará el trabajo de limpiar, sino que también será más incómodo realizar labores de cocina. Si has decidido ponerle orden al lugar, pero no sabes por dónde empezar, hoy te enseñaremos cómo ordenar la cocina con el método Konmari. 

¿Cómo ordenar la cocina según Marie Kondo?

La creadora del método Konmari, Marie Kondo, ha vendido millones de ejemplares a nivel mundial de su libro La magia el orden. En el mismo se incluyen consejos para mantener tu hogar ordenado al cambiar de hábitos, ser consciente de los que nos agrada y conocer lo que necesitamos realmente. Lo que se busca es reducir nuestras posesiones para desintoxicar los espacios; en este caso, pasaremos a desintoxicar la cocina. 

Para Marie Kondo la organización tiene dos pilares: eliminar cosas y decidir dónde guardarlas; dos acciones que vamos a desarrollar a continuación y siguen este orden: 

1. Desechar

El motivo por el que es tan complicado ordenar la cocina es que la mayor parte de los objetos que se acumulan son de uso frecuente. Aunque la base del método Konmari es deshacerte de todo lo que no te haga feliz, esto puede ser complicado de aplicar en la cocina; por ejemplo, es difícil determinar si un sartén nos hace o no felices. Sin embargo, podemos adaptar esta regla: deshazte de todo lo que no usas, no necesitas o está deteriorado.

método konmari cocina

La mejor manera de realizar una buena eliminación es sacar todos los objetos de los armarios; así tendrás a la vista todo lo que posees, notarás el exceso de utensilios y conservas, y podrás determinar qué no necesitas. Aunque la recomendación es vaciar todos los armarios de una vez, también puedes dividir esta tarea entre objetos de cocina y mesa, productos de limpieza y alimentos. 

Una vez tengas todo fuera de los armarios, podrás coger cada uno de los objetos y pensar en el uso que le das, si realmente lo necesitas o no. Si hace unos cuantos meses que usaste un electrodoméstico o apenas lo has usado un par de veces desde que lo compraste, probablemente no lo vuelvas a usar en mucho tiempo. 

En cuanto a los alimentos, lo primero es revisar las fechas de caducidad y desechar todo lo que haya vencido. Ahora, revisa cada paquete y cada bote para separar aquellos que usas normalmente (como el arroz o las lentejas). Finalmente, seguro tengas algún ingrediente que compraste para alguna receta particular y no terminaste de usar, ¿de verdad volverás a utilizarlo? 

2. Decide dónde irá cada cosa

ordenar la cocina

Una de las creencias de Marie Kondo es que el desorden es una consecuencia directa no colocar las cosas en su lugar, por lo que este es el segundo principio del método KonmariLa idea es que cada objeto tenga un lugar asignado y, cada vez que acabes de usar, lo devuelvas a su sitio; de esto modo es imposible que haya desorden. 

Para lograrlo, es importante agrupar y guardar los objetos por categorías; un ejemplo sería colocar los utensilios de cocción en un armario (como las cazuelas, ollas y sartenes), fiambreras en otro, los utensilios pequeños como los cubiertos en otro… Lo mejor para la optimización del espacio es apilar las ollas dentro de otras, igual que las cacerolas, los cuencos y las fiambreras, con las tapas aparte en vertical. En cuanto a cómo ordenar la vajilla y cristalería, lo mejor es dividir el armario en una zona para piezas de beber y otra para las de comer. 

Incluso se propone un método de plegado para ahorrar espacio con los trapos de cocina; puedes encontrar muchos vídeos en YouTube donde explican el método de doblado de Marie Kondo. 

Lo siguiente serán los productos de limpieza, incluidos el lavavajillas y el estropajo, los cuales se deben guardar debajo de la fregadera. Lo mejor es instalar baldas y organizadores extraíbles, pero lo más importante es no acumular y guardar solo lo que en verdad usas. 

Finalmente, los alimentos también deben guardarse por categorías. Por un lado, los frascos de especias se guardan todos juntos, ya sea en un especiero o en una caja abierta donde los puedas sacar fácilmente cada vez que los necesites; las conservas también hay que guardarlas todas en un mismo armario. En cuanto a las legumbres, arroces u pastas, te servirá tenerlos en botes de cristal para poder ir viendo cuánto queda de cada cosa. 

Un pequeño tip para los alimentos es colocarles una etiqueta de pizarra y escribir en ella la fecha de caducidad; este es un elemento decorativo que también te permite estar al tanto de cuándo debes utilizar los alimentos. 

Arreglos finales 

Ahora que hemos terminado con la parte básica para ordenar la cocina, debemos tomar algunos hábitos para que sea más fácil limpiarla y mantenerla en orden. Uno de nuestros consejos es mantener libre la superficie de trabajo, ya que una encimera despejada hace ver a la cocina más ordenada, te brinda más espacio para trabajar y es más fácil limpiarla. 

En este sentido, guarda en un armario todos los aparatos que no utilices más de dos veces por semana (como las licuadoras, exprimidores o tostadoras), ya que son trastos que suelen llenarse de grasa y acumular suciedad. 

Por último, no tienes por qué tirar a la basura todo lo que hayas decidido desechar; lo mejor es preguntar a tus familiares y amistades si necesitan algo, o buscar asociaciones benéficas que puedan necesitas los utensilios. Una vez que hayas donado todo lo posible, puedes llevar el resto a un punto limpio de tu ciudad para reciclarlo adecuadamente. 

Rosalinda Abreu

No Comments

Post a Comment